Baterías vs gasolina/gasoil

UNA COMPARACIÓN SISTÉMICA DE LAS NECESIDADES DE MATERIAL

La organización Transport and Environment (T&E) ha llevado a cabo un estudio en el que se comparan las necesidades de materias primas para fabricar batterías eléctricas para vehículos en la actualidad y en el futuro.

Una de las principales conclusiones del citado estudio es la probabilidad de que Europa produzca ya en 2021 el número suficiente de baterías para abastecer su propio mercado de vehículos eléctricos (VE). Asimismo, a través del estudio también se ha descubierto que con el tiempo se necesitarán menos materias primas debido a los avances tecnológicos que aumentarán en los próximos años la eficiencia de los recursos y el aumento del reciclaje.

El estudio de T&E también ha desmontado el mito que se está divulgando a través de varios medios de comunicación, según el cual los vehículos eléctricos empeorarían la calidad del aire, debido a las emisiones de partículas procedentes de fuentes distintas al escape, tales como los neumáticos o los frenos. A este respecto, el estudio expone que los vehículos eléctricos reducen la contaminación procedente de los frenos, dado que estos utilizan su motor eléctrico para frenar, devolviendo la energía al motor (frenado regenerativo).

En lo que se refiere a la contaminación de los neumáticos, muchos informes sugieren que el cambio a los vehículos eléctricos de batería aumentará la contaminación por partículas debido a su mayor peso en comparación con los coches convencionales. Sin embargo, aún no existe un estudio exhaustivo que mida las emisiones de partículas de los neumáticos, y a menudo se olvida que los coches eléctricos están equipados en su mayoría con neumáticos especiales diseñados para hacer frente a las necesidades específicas, incluido un mayor peso, para garantizar que estos no se desgasten demasiado rápido.

Entre las principales conclusiones del estudio, se encuentran las siguientes:

• Los vehículos eléctricos consumen que los coches que funcionan con combustible fósil, teniéndose en cuenta el reciclaje de los materiales de las baterías y que la mayor parte del contenido metálico se recupera.

• Además, se calcula que en la próxima década los avances tecnológicos reducirán a la mitad la cantidad de litio necesaria para fabricar una batería de un vehículo eléctrico; la cantidad de cobalto necesaria se reducirá en más de tres cuartas partes; y la de níquel, en aproximadamente una quinta parte. En el año 2035, más de una quinta parte del litio y el níquel, y el 65% del cobalto, necesarios para fabricar una nueva batería, podrían proceder del reciclaje.

Finalmente, el estudio estima que es probable que a partir de 2021 Europa pueda producir el número de baterías necesario para abastecer su propio mercado de vehículos eléctricos, suficiente para satisfacer la demanda.

Enlace a revista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar un formulario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximos envíos. También se almacenan en nuestro servidor de correo en forma de email para poder dar una contestación a su consulta. Por ello debes de aceptar nuestra Política de Privacidad.
Responsable de los datos: ASETRA y CFT. Finalidad: Responder a solicitudes del formulario. Legitimación: Tu consentimiento expreso al enviar el formulario. Destinatario: rgpd@asetra.es. Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.