Presentación

BIENVENIDOS AL 2022 

TODO UN CAMBIO EN LA CULTURA DEL TRANSPORTE

Ovidio de la Roza, presidente de ASETRA aboga por una nueva Cultura del Transporte en nuestro país.
Ovidio de la Roza, presidente de ASETRA aboga por una nueva Cultura del Transporte en nuestro país.

Concluimos por fin el año 2021 con el anuncio del acuerdo alcanzado entre el Comité Nacional del Transporte CNT, en el que están representadas la práctica totalidad de las organizaciones del sector, y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Un acuerdo satisfactorio en términos generales, que nos llevó a desconvocar in extremis el paro patronal planteado un mes atrás. El acuerdo aborda la mayor parte de las razones esbozadas para la citada convocatoria, que por otra parte, constituyen demandas inaplazables para un sector que no ha dejado de padecer los efectos de una auténtica sucesión de crisis.

Este acuerdo, sin embargo, no es un fin en sí mismo, sino un punto y seguido, a la espera de que las medidas de carácter normativo y el resto de acciones se recojan en un Real Decreto que confiamos vea la luz antes de dos meses. Asimismo, esperamos que el citado texto mantenga el espíritu y contenidos del acuerdo, que resumimos en páginas siguientes.

En próximas semanas se mantendrán reuniones periódicas entre el Comité y el Ministerio para hacer el seguimiento del cumplimiento y efectividad de las medidas y, por supuesto, tanto desde CETM como desde las organizaciones territoriales nos mantendremos especialmente vigilantes.

A grandes rasgos y a falta del documento definitivo, me gustaría apuntar lo que va a suponer de mejora, sin duda alguna, para las condiciones de trabajo de conductores y autónomos, prohibiendo definitivamente las labores de carga y descarga que no procedan y que exigían un gran esfuerzo físico.

Destacan también los avances sobre los tiempos de espera y condiciones de las áreas en las que se llevan a cabo, que como denunciamos en multitud de ocasiones pueden llegar a ser lamentables, abriéndose un plazo de seis meses para la adecuación de las áreas de carga y descarga.

Sumando a esto el compromiso de combatir la morosidad, cumplimento de pagos a 60 días, inversiones en digitalización de las empresas y en formación, bien podríamos encontrarnos a las puertas de un verdadero cambio en la cultura del transporte.

Un nuevo escenario en el que esperamos contar con relaciones justas y leales por parte de las empresas cargadoras, a la vez que invitamos a las nuestras a que se lo crean, y lo hagan valer, haciéndose asimismo valer ante sus clientes.

A las puertas ya del 2022, un año definitivo para todos, aprovecho para desearos lo mejor, mucha salud y suerte.